LA ARQUITECTURA DE LA NATURALEZA


Antonio Gaudí
Christian Matzner T.
Este artículo penetra en el mito que es el gran arquitecto catalán Antonio Gaudí (Reus, 1852-Barcelona, 1926). La esencia de su propuesta arquitectónica se basa en interpretar y aplicar las leyes que se derivan de la naturaleza. Es por esta razón que, siendo influido por las tendencias de su época, su obra escapa a los estilos artísticos.

Se dice que el Art Nouveau nació en 1893 con dos obras muy especiales: El Hotel Tassel de Víctor Horta y el Hotel Hankar de Paul Hankar, ambos ubicados en Bruselas, Bélgica. Así varios autores coinciden que el Art Nouveau belga marca y da la pauta a toda Europa. Sin embargo, no logro entender como se puede omitir que diez años antes Antonio Gaudí, construyera la Casa Vicens en Barcelona y El Capricho de Comillas en Santander, El Palau Güell en 1886, o que Lluis Domènech i Montaner concibiera el Café-Restaurant en 1887-88 y con ello la Exposición Universal de Barcelona en 1888, año en que se da inicio formal al "Modernisme" en Cataluña.

La Revolución Industrial, a fines del siglo XIX, genera una pugna entre los métodos de construcción artesanales con los industriales. Es una época en que imperan los academicismos (estilos neoclasicismo, neogótico o historicismo) y que a través de dos ideólogos mundiales para el nuevo movimiento como son el Racionalismo Estructural de Viollet-le-Duc y la ética medievalista de Ruskin, va a nacer una perfecta mezcla entre arte y técnica.

En Barcelona, segunda ciudad española y tercer puerto histórico del Mediterráneo, después del "Plan Cerdá" (1855) de ampliación del antiguo núcleo urbano, se está realizando una arquitectura ecléctica, con técnicas medievales artesanales. La Revolución Tecnológica que genera el Modernismo se expresa en el uso de hierro forjado, fundición, vitrales, mosaicos, el uso del ladrillo, los embaldosados, el "trencadís", etc. Se podría caracterizar por la subsistencia del historicismo, las posibilidades expresivas de los materiales, la decoración aplicada, nada queda sin diseñar, el exotismo y la recuperación de lo medieval: Neogoticismo.

Entre los padres del modernismo catalán están Joan Martorell y Elies Rogent, este último director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona y autor del edificio sede para la Universidad, el cual generó gran influencia a los demás. Rogent obligaba a sus alumnos —entre los que se encontraba Gaudí- a estudiar los tratados de arquitectura de Viollet-le-Duc.

El movimiento se acaba con el noucentrismo, estilo que impone la serenidad y el equilibrio clasicista. El movimiento catalán inspirado por "La Renaixenca" se apaga: Picasso marcha a París (1904), Gaudí se encierra en La Sagrada Familia, Puig i Cadafalch cambia de estilo, los arquitectos se interesan más por el urbanismo que por la arquitectura. Se produce la explosión universal de 1929 la cual enfatiza el término del modernismo. Después de la guerra civil España entra en una Autarquía.

 


La Casa Vincens en Barcelona

Las Etapas en Gaudí

Podríamos detectar en las obras de Gaudí influencias orientales griegas, medievales, barrocas, eclécticas, expresionistas, populares, etc., sin embargo él dice "originalidad es volver al origen" y este origen es la naturaleza. Su arquitectura es admirada en todo el mundo, se aparta de estilos artísticos en siglos. ¿Cómo nace en Gaudí esta manera tan especial de hacer arquitectura?

El niño y adolescente Gaudí se cría bajo el paisaje del Alt Camp de Tarragona. Similar a Grecia o Italia, la meiosis del mediterráneo. Un paisaje algo parecido a la IV región de nuestro país. Allí la luz es intensa y brillante; las brisas del mar, lo seco y pedregoso del terreno; los avellanos, almendros, algarrobos y olivos. El "Crespinel de Reus" es una planta sospechosamente parecida a la forma de las torres de la Sagrada Familia. Observa plantas, flores, insectos y piedras, detectando sus formas, texturas, colores y estructuras.

 

Gaudí es un hombre de ideas sencillas y de sentido común. En su arquitectura fusiona estructura y decoración. El no copia la naturaleza sino que comprende su geometría y sus principios: ella tiene infinidad de formas que se pueden estudiar mediante la geometría reglada; estudia las leyes de la estática y dinámica como ejemplo las estructuras naturales de composición fibrosa, tales como juncos, cañas y huesos.

Se ha dicho de Gaudí, que al tomar modelos naturales, sigue la huella de Dios, un sentido trascendente entre lo espiritual y lo metafísico. Gaudí entiende que la naturaleza no obedece a principios estéticos sino a necesidades para el normal desarrollo de la vida.

Un sentido práctico, carácter intuitivo, ingenuidad, falta de prejuicios, mucha imaginación y espontaneidad son las características propias de un niño. El niño en Gaudí. Por eso sus obras son admiradas sin tener que ser un erudito.


Historicista Ecléctica

(1876-1900). Algunas obras de este período como la Casa Vicens, el Capricho de Comillas y la Finca Güell —esta última con las primeras manifestaciones de geometría reglada- tienen una marcada tendencia de arquitectura oriental. No olvidemos que España es invadida por los árabes entre los siglos VII y XIV. Es así que con respecto al exotismo, la búsqueda de lo exótico, tal como el art nouveau belga se caracterizó por los elementos culturales del congo, el modernismo español lo hizo por lo árabe, con una original síntesis de formas y conceptos espaciales. El uso común de materiales en estas obras son cerámica decorada, hierro fundido, aplacados cerámicos, ladrillo, piezas vidriadas, alicatados y sillería.

Luego tenemos edificios como el Colegio Teresianas, el Palau Güell y las Bodegas Güell, todos con elementos neomedievalistas, con el uso de mampostería, ladrillo y mármol. La racionalidad constructiva, el efecto de la luz, la masa, el color y el emplazamiento son características arquitectónicas trabajadas con la incorporación de vanos apuntados, la distribución de las líneas de carga, el uso de pináculos, almenas, arcos, chimeneas y columnas.


Interior de la Casa Vincens

Finalmente cierra esta etapa la Casa Calvet, de clara lectura barroca en su simetría del acceso, tribunas y balcones y de gran riqueza de materiales.


Plena Madurez

(1901-1914). Es la etapa más conocida de Gaudí, donde logra una unidad en su concepción plástica: decoración y estructura sometidas a una sola ley común. Para explicar o entender cómo Gaudí empieza a aplicar en sus obras las leyes de la naturaleza, es preciso antes referirnos a la geometría reglada (a la que se puede aplicar una regla, en una o más direcciones).

Gaudí sostenía una cadena en sus dos extremos, cada eslabón pesa igual. Por efecto de las fuerzas de gravedad se produce una curva catenaria, forma que al invertirla es la única matemáticamente perfecta —más que el arco de medio punto o el ojival- para absorber las cargas normales y los momentos flectores. Estudiaba el helicoide que se puede observar en la estructura de una piña, el hiperboloide presente en hongos o en el cuello humano y el paraboloide hiperbólico repetido ya sea en la montura de caballo, en la unión de los dedos de la mano, en el pecho de una mujer o en cualquier conformación de cerros.

Es bonito entender el simbolismo en Gaudí para cada una de estas superficies: El helicoide le significaba el movimiento, por la dinámica espacial que genera, el hiperboloide le significaba la luz, por el continuo y suave bañado de la reflexión lumínica que genera en la superficie de esta forma y el paraboloide hiperbólico la trinidad, porque está formado por 2 rectas directrices no paralelas (el padre, el hijo) y una tercera generatriz que se desplaza sobre ellas y genera la forma integral (el espíritu santo).

Una obra de vital importancia en esta etapa es la Cripta de la Colonia Güell, pues en ella Gaudí ensaya un punto medio entre plasticismo y estructuralismo. El proyecto se basa en una nueva técnica de cálculo estructural, mediante la ejecución de una maqueta polifunicular. Utiliza cordeles y sacos de lona rellenos con perdigones, generando un verdadero diagrama espacial de las líneas de carga. Calcula en forma exacta la estructura sin operaciones matemáticas, ya que registra las tensiones de cada línea fuerza mediante un calibrador.


Cripta de la Colonia Güell

Gaudí con esta obra analiza y supera al gótico, reduciendo columnas, contrafuertes y arbotantes: cada pilar y su porción de bóveda soportada es autosuficiente; como un árbol. Utiliza materiales insólitos recuperados y practica las primeras bóvedas tabicadas de paraboloides hiperbólicos en la historia de la arquitectura. Sus ventajas son de tipo estático-resistentes, acústicas, luminosas y compositivas. Cuando el gran arquitecto de la Bauhaus Walter Gropius la visitó, se quedó ¡una hora en silencio! observando...

En el Park Güell, el arquitecto nos lleva a una racionalidad equilibrada, utilizando viales peatonales de distinto carácter e incorporando un hábil sistema para la absorción de los empujes del terreno, con el uso de columnas inclinadas. Un muro de cerramiento ondulante y dos pabellones de acceso de lenguaje orgánico y expresionista. Todos estos elementos además en armonía con el tipo de vegetación (ciudad-jardín), parece que no sólo se adapta la arquitectura a la naturaleza, sino que parece nacer de ella.

Dos edificios famosos de Gaudí, ubicados en el mismo Paseo de Grácia barcelonés son las Casas Batlló y Milà. La primera es una reforma en que podemos interpretar mensajes de Naturalismo o Simbolismo: elementos como el trabajo cromático compensatorio del uso de la luz en los aplacados cerámicos, la forma de los balcones, la tribuna ósea, la coronación de la buhardilla y el tratamiento del revestimiento de la fachada de una policromía tan abundante como maravillosa.


Casa Milà

En la segunda casa, Gaudí utilizó como técnica constructiva el uso de una maqueta. Una arquitectura de planta libre con fachada autosoportante y un verdadero desorden voluntario en los vanos. Corona el edificio un desván mediante arcos parabólicos de distinta altura lo cual crea un gran dinamismo. Aquí el alarife utilizó la piedra caliza y el hierro forjado.

Le Corbusier dijo de ella "un dominio de las estructuras (...) Gaudí el constructor del 1900". Cirlot comentó "Gaudí trata la piedra como barro".

Resumamos haciendo un bonito paralelo entre estas dos casas, que ha realizado el profesor Dr. Arquitecto Joan Bassegoda, máximo conocedor y estudioso de Gaudí en el mundo y actual director de la Cátedra Gaudí de la U.P.C.: la casa Batlló es un Poema lírico (poesía) y la Milà un Poema épico (tragedia).

Terminamos esta etapa con las Escuelas de La Sagrada Familia, que a pesar de ser un edificio pequeño, viene a consolidar su plena madurez con simplicidad: originalidad, organicidad y dinamismo.

Se trata de una techumbre dominante conformada por un conoide (como la tridacna, la concha de un ostión), donde nuevamente tenemos el caso en que Gaudí no copia la naturaleza sino deriva a una geometría semejante. Lo asombroso es el método constructivo, realizado con ladrillo macizo (rasilla). Le Corbusier las visitó en 1928 y se impresionó mucho, influencias que descubrimos en sus posteriores obras como Ronchamp o el pabellón que diseñó para la Exposición Universal de Bruselas en 1958.

 

Inicio | Sitio Web Explora | VIII Semana | Concursos | R. Metropolitana | Regiones | Recuento
Bernarda Morin 566, Providencia, Santiago de Chile. Teléfonos (56-2) 3654571, (56-2) 3654576. Fax (56-2) 6551386
Explora