¿¿Los dinosaurios bebieron la misma agua que bebemos nosotros??

Exactamente. Aunque ni siquiera el primer hombre existía cuando los dinosaurios eran los amos de la Tierra, sí existe un elemento que, a lo largo de millones y millones de años, ha unido a todos los seres viventes de nuestro planeta: el agua.

Cuando se formó, hace cuatro mil quinientos millones de años, la Tierra era una bola de magma en fusión con cientos de volcanes activos en su superficie. El magma, cargado de gases con vapor de agua, emergió a la superficie gracias a las constantes erupciones. Luego la Tierra se enfrió, el vapor de agua se condensó y cayó nuevamente al suelo en forma de lluvia: así comenzó el ciclo del agua. La lluvia llenó las depresiones del planeta y creó los océanos.

Mil millones de años depués, en los océanos se reunieron las sustancias químicas que darían origen a la vida: metano, hidrógeno y agua.

Desde entonces, la misma agua ha circulado una y otra vez en el planeta, originando y conservando la vida. Gracias al ciclo del agua, que constantemente purifica a este valioso elemento, hoy disfrutamos de la misma agua que bebieron los dinosaurios.


PERO... ¿QUÉ ES EL AGUA?

El agua nació en el Universo cuando el oxígeno, creado en las estrellas, se unió al hidrógeno, la materia más vieja del Cosmos. En ciertas condiciones de temperatura y presión, un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno se unen para formar una molécula de agua, que los químicos representan como H2O.

En una gota de agua hay trillones de moléculas, que no están sólidamente unidas entre sí. Cuando el agua fluye, las moléculas se deslizan unas sobre otras. Por ello el agua líquida no tiene una forma definida.

En cambio, las moléculas del agua sólida se disponen en forma de pequeñas pirámides. Quedan sujetas unas a otras y no se pueden mover. El hielo es más liviano que el agua líquida, pero ocupa un volumen (espacio) mayor porque la moléculas están más separadas. Por eso, una botella de vidrio llena de agua puede estallar al congelarse. El vapor de agua es agua en estado de gas. El agua calentada hasta los 100 grados Celsius se evapora y se hace invisible, pues las moléculas pierden toda conexión. Si la temperatura disminuye, el vapor se condensa en gotitas. A veces el hielo se transforma en vapor sin pasar por el estado líquido: es la sublimación.

El agua es el único elemento que se encuentra en la naturaleza en estado gaseoso, líquido y sólido. Para cambiar de estado, debe liberar o recibir mucha energía. Esta energía la recibe del Sol. Cada día el Sol evapora 1.000.000.000.000 -un billón- de toneladas de agua. Este proceso de cambios es lo que conocemos como Ciclo Hidrológico.

En la Tierra hay 1.400 millones de kilómetros cúbicos de agua, de los cuales el 97 por ciento es agua salada. Del 3 por ciento restante de agua dulce, tres cuartas partes corresponden a agua congelada en los Polos o a recursos inaccesibles que, por lo tanto, tampoco se pueden beber. Eso nos deja a los humanos cerca de un uno por ciento del total de agua en la Tierra para usar.

El agua está por todas partes: sobre nosostros en la atmósfera, bajo nosostros en los acuíferos y napas subterráneas, y también dentro de nosotros. Las plantas, los animales y las personas son incapaces de vivir sin agua. Ella constituye las tres cuartas partes de nuestro cuerpo. Cerca de un 75 por ciento de tu cerebro es agua. ¡Piensa en eso, y úsalo para conocer más sobre este maravilloso elemento!


Algunos datos sobre consumo de agua en Chile

El ciclo del agua

Actividades y experimentos para explorar el agua

Volver al inicio